¿Qué es una candy bar para bodas y cómo se prepara? (II)

Cinco pasos para preparar tu candy bar de boda

Después de descubrir qué es esto de la candy bar para bodas que tanto se escucha ahora, es el momento de conocer algunos tips para prepararla y endulzar el día a todos tus familiares y amigos.

preparar tu candy bar de boda

Candy bar con tarros de cristal y dulces de colores (Fuente: www.eltallerdeloseventos.es)

¿Tienes ya papel y boli? Vale, pues ¡disparamos! Puntos a tener en cuenta:

  • Determina el tipo de boda y el espacio disponible: campestre, urbana, en la playa… El estilo de celebración marca los materiales que se van a poder utilizar para presentar los dulces. Lo mismo ocurre con el espacio, antes de empezar a comprar cosas, hazte una idea del hueco que vas a tener para montar la candybar. Más vale pocos dulces, pero bien organizados, que muchos y apelotonados…, ¡los invitados se volverían locos!
  • Algo fundamental, los colores: uno de los éxitos de la candy bar es el papel que juegan los colores. Muebles, cuencos, botes, platos, mantel, las gominolas…, todo tiene que estar dentro de la misma gama de colores para que el efecto visual sea perfecto.
preparar tu candy bar de boda

Es un acierto elegir en blanco los adornos de la candy bar (Fuente: weddingplannerasturias.com)

  • Dulces a granel: los dulces son los protagonistas de la candy bar. Lo mejor es mezclar caramelos, pasteles, tartas, etc., para que haya una gran variedad y los invitados tengan dónde elegir. Es un acierto que todo sea pequeñito o cortado en trozos para que sea más fácil cogerlo y comerlo.
  • Presentación de los dulces: recipientes de cristal, gominolas en palillos a modo de pincho moruno, bandejas, fruteros… Es interesante distribuir bien los dulces para que la candy bar se vea con una simple pasada. Puedes acompañar los dulces de cartelitos especificando qué es casa cosa.
  • Adornos para la candy bar: además de los dulces, la candy bar se puede acompañar de adornos como globos, velas, flores…, para que luzca aún más bonita. Y el mantel, siempre que se pueda, blanco, ¡los dulces ya ponen la nota de color!

¿Algún consejo más para añadir a la lista? ¡Es más que bienvenido para completar este edulcorado post! 🙂

One comment

Deja un comentario